10 AÑOS DEL PRIMER SHOW DE KISS EN COLOMBIA

¡ESTA NOCHE, ES LA NOCHE!


Era imposible evitar que el corazón latiera raudo y la alegría ensanchara el alma. Parado en medio de la alegre multitud que compartía abrazos y sonrisas, veía el cielo nocturno iluminarse de mil colores con los fuegos artificiales mientras escuchaba las dulces notas de “God Gave Rock and Roll To You”: Kiss había llegado a poner de fiesta a una ciudad que hasta hace pocos años no tenía esperanza alguna de presenciar a monstruos de este talante. Cuatro fantásticos consiguieron llevarnos en el túnel del tiempo con un show incendiario a prueba de reclamos que ni siquiera la lluvia pertinaz pudo apaciguar.

Para un evento de esta magnitud, confirmado solo un mes antes de su realización, la respuesta del público fue excelente, superando incluso la segunda visita de Iron Maiden un mes atrás. Resultó hermoso ver en comunión a adolescentes y adultos mayores de cuarenta portando camisetas del combo neoyorquino, con las caras pintadas al estilo de su integrante favorito. La temprana apertura de las puertas del parque, sumada al despliegue del personal logístico y de policía y a las acertadas medidas de seguridad, consiguieron evitar las fechorías de los consabidos enemigos del rock que buscan ingresar a la fuerza atentando a su paso contra la propiedad pública y privada.

El cielo encapotado amenazaba con mojarnos a lo largo del día, sin embargo al caer la noche sin una gota en la cabeza supusimos que escaparíamos al temido invierno. Para comenzar, salió Memento, pese a los grupos conformados en redes sociales de la web para evitar su presencia en este concierto, a las intimidaciones que recibieron a través de los medios de comunicación e incluso a amenazas personales; sus cuatro integrantes no se amedrentaron y salieron a tocar su punk pop orientado a las quinceañeras. Fueron tres canciones que exigieron diez minutos de tolerancia. Desafortunadamente algunos salvajes se dedicaron a lanzar todo tipo de objetos a la tarima como si esa fuera la manera adecuada de mostrar su inconformismo y no su falta de educación. En un país atosigado de violencia, donde un subnormal lanza un ladrillo contra un futbolista del equipo opuesto, lo último que necesitamos en el rock es un músico herido porque no toca el sonido que nos gusta.

De hecho, considerando los 45 minutos de “vallenatiando” que tuve que soportar en el vehículo que me trasportó al Simón Bolívar y los diez de Memento, no veo porque hacer tanto alboroto, finalmente no es la primera vez que a una organización se le van las luces con el artista telonero, si no que lo digan los que tuvieron que “disfrutar” con el funesto de Fonseca minutos antes a la presentación del maestro Elton John. Luego del bochornoso paso de Memento la cuestión era esperar al pináculo del rock fastuoso y festivo. Si pasaron 35 años aguardando su llegada a este suelo ¿que era una hora más de espera?

“Won´t Get Fooled Again”, canción de otra señora banda, The Who quienes llevan más de cuarenta años encantando a la humanidad con su música, nos advirtió que los enmascarados ya se encontraban cerca a nosotros. Un gigantesco telón negro con el platinado nombre de los protagonistas de la noche hacía de los segundos previos una emoción indescriptible. Entonces como no sucedía en mucho tiempo, los postes eléctricos del parque Simón Bolívar se apagaron y las luces en tarima comenzaron a relampaguear. La afamada cita del rock and roll retumbó en nuestros oídos: “You want the best, you got the best! The hottest band in the world: Kiss!”, la manta oscura se vino al suelo con Paul, Gene, Tommy y Eric asumiendo los personajes que a todos nos convocaban. “Deuce” dio el inicio, con sonido pletórico y cuatro pantallas gigantes de alta definición que sirvieron para que no perdiéramos detalle, ¡frenesí total!


En cincuenta años de historia del rock resulta una bendición para países como el nuestro, ajenos a sus grandes momentos, que las bandas insignia decidan revisar su pasado en esta clase de giras provistas de canciones pertenecientes a aquellos mágicos días. “Alive!” es en mi concepto, el más grande álbum en vivo que haya grabado banda alguna, por ello escuchar en directo, décadas después de haber sido lanzado, canciones como “Strutter”, “Got To Choose” y “Hotter Than Hell” –con escupitajo de fuego por parte de Simmons y sirenas aullando– resultaba un sueño hecho realidad. Cabe anotar que las esperanzas de no tener lluvia se truncaron, esta comenzó a caer pocos minutos después de que Kiss iniciara su presentación. No obstante, con la banda más caliente de la tierra en las narices ¿a quien demonios le importaba?

A Kiss se le ha criticado fuertemente en los últimos años por tener en sus filas a Eric Singer supliendo a Peter Criss y a Tommy Thayer haciéndose pasar por Ace Frehley, sin embargo al constatar las capacidades musicales de los reemplazos, su acople con la inseparable pareja Simmons-Stanley y su puesta en escena, cualquier reproche se hace pedazos. El hombre gato tocó la batería y cantó con suma potencia en “Nothin´To Lose” y pronto el guitarrista del espacio también nos dejó perplejos. Pero el que robó más miradas fue Paul Stanley, hombre espectáculo que hace lo que sea para cautivar a la audiencia y lo consigue, al punto de poner a cantar a miles la tonada cubana “Guantanamera” y sumarle un “Cucurrucucu” con aires mexicanos que vaya uno a saber dónde aprendió.

“C´mon and Love Me” prosiguió con agua cayendo a cántaros en tanto el fuego surgía en el escenario. “A mi no me importa la lluvia porque esta noche, es la noche”, nos recalcaba el chico estrella mientras arremetía con “Parasite”, canción muy sólida dotada de ese coro tan ganchero el cual sonó nítido. Para “She” llegaría el momento en que los reflectores perseguirían a Tommy Thayer quien ejecutó un solo magistral y literalmente hizo que su guitarra lanzará chispas, e incluso tuvo tiempo para juguetear con el espíritu de Ludwig Van Beethoven. Descontando “Firehouse” estábamos escuchando en su orden el imprescindible “Alive!”, acto seguido llegó “Watchin´You” y “100.000 Years” con solo de batería por parte del veterano Eric Singer, que nos dejó sin aliento.


Daba gusto ver a una leyenda como Gene Simmons apuntándonos con su índice mientras cantaba “Cold Gin”, otro clásico de la banda, con esa voz rasgada opuesta a la eternamente juvenil de Stanley. Simmons gritó “rock and roll”, palabras eternamente ligadas a Kiss, y con ellas advirtió la interpretación de la bailable “Let Me Go Rock and Roll”, mientras Paul no dudo en darnos la espalda y sacudir su trasero para, acto seguido, elaborar la postal de la noche: juntarse con Thayer y Simmons a fin de balancearse coreográficamente mientras tocaban sus instrumentos.

La presentación de Kiss en Bogotá bordó la excelencia, no hubo baches, momentos aburridos ni fallos en sus impresionantes efectos visuales. La gente obtuvo lo que quería y más; ante la solicitud de miles por escuchar la balada “Forever”, Kiss la regaló sin reparos, en una versión algo extraña; Stanley se disculpó por no tenerla ensayada, sin embargo aquello demostró que para la banda, satisfacer a sus fieles en todo momento es prioridad. Tras lanzar algunos acordes, Paul Stanley se decidió por hacer una versión de la primera estrofa de “Stairway To Heaven”, archifamoso tema de Led Zeppelin y hasta los policías presentes la cantaron, sin embargo, cuando pidió a la exaltada audiencia que le acompañaran en “Black Diamond”, tristemente la respuesta no fue tan efusiva como con el tema de los británicos.

El agua dejo de fastidiarnos y entonces apareció el himno del grupo “Rock and Roll All Nite” decorado por llamas, humo y papel picado ante los saltos, palmas y coros a grito herido de la muchedumbre. Llegó la falsa despedida con pronta reaparición del grupo y Paul agitando la bandera nacional. “Shout It Out Loud” y “Lick It Up” siguieron, finalmente Kiss sabe bien que con estos temas posteriores al periodo “Alive!” consolida su grandilocuente show. Luz verde en tarima con Simmons chorreando hemoglobina por la boca mientras de su bajo en forma de hacha emanaba las más espectrales notas. A continuación extendió sus alas de murciélago y se elevó por los aires para postrarse sobre el sistema de luces y saludar a Colombia. “I Love It Loud” con Gene cantando a diez metros de altura sobre sus compañeros dejó con la boca abierta hasta a los canosos espectadores. El circo más grande del rock and roll estaba en su clímax, obviamente no podía faltar la odiada-amada “I Was Made For Loving You” con explosiones que llegaron hasta el cielo.


Paul quería ver al público capitalino desde otro ángulo, como si fuese Peter Pan decidió cruzar volando por encima de nuestras húmedas cabezas. Una vez ubicado en un pequeño escenario frontal a la caseta de sonido interpretó “Love Gun”, y pensar que algunos a esa misma hora se divertían con “Sábados Felices”. El colofón de tan alucinante actuación lo hizo “Detroit Rock City” con remolinos de chispas y la batería de Eric Singer elevándose como un cohete por encima de la tarima. Kiss cumplió con lo que mejor sabe hacer desde hace casi cuatro décadas: divertir y punto. Evaluar su propuesta musical y sus pretensiones comerciales no viene a discusión.

En ninguna Navidad o fin de año que recuerde me emocionó tanto ver la pólvora explotar como esta noche con Kiss. “God Gave Rock and Roll To You” nos expresaba que Dios creó esta música para que cada uno de nosotros la pasáramos bien, aun en el mismo día en que los católicos conmemoran la muerte de su hijo. Este es el mismo espectáculo que Kiss viene presentando desde los años setenta y sin embargo como el truco del conejo en el sombrero, siempre es capaz de robarnos una sonrisa, un aplauso y hasta una lágrima, y mientras algo nos genere estos sentimientos, vivir tiene sentido.

NOTA: Alejando Bonilla Carvajal / Rockombia 2009

Share on Google Plus

Sobre Kiss Army Colombia

Desde 2010 Kiss Army Colombia es el club de fans mas grande de la banda a nivel nacional, te invitamos a que te unas al ejercito de KISS en Colombia, publicamos las ultimas noticias del mundo Kissero, hacemos eventos con RADAR, el tributo a KISS mas impresionante del pais y lo mas importante, hacemos que la pasion por KISS sea cada vez mas grande en Colombia. Somos un club de fans hecho por y para fans sin animo de lucro..
    Blogger Comment
    Facebook Comment
Kiss Army Colombia - 2015. Con la tecnología de Blogger.

Kiss Army Colombia es: